“Tenemos que entender más bien lo que queremos nosotros y alentar a las personas a que desplieguen su voz, a que pierdan el miedo; eso es lo que está pasando, mucha gente no se anima a decir que apoya al gobierno o que va a votar a Mauricio porque lo pueden insultar o le pueden decir cosas, lo pueden acosar…” Así, el filósofo asesor presidencial Alejandro Rozitchner sumó un elemento más a la campaña electoral, que claramente tendrá un variado menú de curiosidades por delante.

El ampuloso escritor militante de la alegría profundizó esta mirada, exhibiéndose muy preocupado, y dijo: “Creo que esa es la batalla que hay que dar contra el fascismo”.

“Antes era peor, te secuestraban, te torturaban, hoy esa misma fuerza, que es la fuerza que se engranó en el proceso, hoy esa misma fuerza es la que te insulta si firmás una solicitada que no les gusta”, apuntó en un programa de América 24.

¿Por dónde analizar estas expresiones de un hombre que aporta materia gris a Macri? Por donde se quiera. En cualquiera de los casos se podrá coincidir en que esto suena un tanto fuerte. Pero nada nuevo para el provocador mundo Rozitchner.

El hombre es un especialista en motivación y entusiasmo, que derramó sus conocimiento en un recordado taller financiado por la Escuela de Dirigentes del PRO. Pero por sobre esta faceta descontracturada y hasta pintoresca, el autor de diversos libros sabe cómo mojar orejas y generar reacciones.

En contexto de una campaña que tiene al gobierno aplicando tecnología de punta y desarrollando estrategias, pirotecnia y maniobras de distracción, un filósofo de esta talla calza de medida.

Rozitchner siempre elige exhibir su intelectualidad macrista ante interlocutores cuidadosamente elegidos. Sabe que no precisa simular amplitud o diversidad para transmitir un mensaje y llamar la atención. “Es el complemento ideal de (Jaime) Durán Barba”, han dicho en pasillos de la Casa Rosada, en referencia al consultor ecuatoriano que no tiene escrúpulos en su tarea.

El miedo… A decir que quieren votar a Macri, a no votar al Frente de Todos para no volver al pasado. Pero este miedo, desde ya, resulta menos miedo que a perder el trabajo, a no poder hacer pie ni siquiera hasta mitad de mes, a vivir en la pobreza, a la mentira, entre tantos.

Alejandro Delgado Morales.

AgenHoy Digital