Los diarios económicos vuelven a reflejar otra postal de la crisis. El consumo de electricidad tuvo una fuerte baja interanual durante julio de 4,6%, que se suma a una tendencia recesiva con un descenso de 6,6% en lo que va del año. Sin embargo, el último mes se ubicó entre las mejores mediciones de la historia en términos nominales de demanda.

Según un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), con la baja interanual del consumo en julio «continúa la tendencia recesiva de los últimos cuatro meses de 2018 y de los siete meses del presente año, que representa una fuerte caída en el consumo de 6,6%».

Los mayores descensos en la demanda eléctrica de julio, de acuerdo a la entidad, fueron en Catamarca (44%), Jujuy (19%), Tucumán (11%) y La Rioja (11%). El consumo de la Capital Federal y el Conurbano bonaerense, en tanto, «mostró nuevamente una pronunciada caída, tanto en Edesur (-3,8%) como en Edenor (-5,9%), al igual que en el resto del país (- 5,2%)», indicaron en base a los datos provisorios de Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico).

La caída, en comparación con julio del año pasado, fue tanto en la demanda residencial  (bajó 7,6%), comercial (0,4%) y la industrial (2,5%). Para Fundelec, el descenso «se generó pese a que el consumo del mes se ubica entre los seis mejores registros de la historia en términos nominales».

Pese a la baja interanual, añadió el informe, la demanda de electricidad anotó un «importante crecimiento intermensual, de carácter estacional», que llegó al 12,9% respecto de junio. En cuanto al registro de los últimos doce meses (incluido julio), el indicador muestra un mes de suba interanual (agosto de 2018) y once de baja. Julio de 2018, en tanto, «aún sigue siendo el mes con mayor consumo de la historia», con 12.603,9 gigawatt por hora.

NG