El Concejo Deliberante de Pinamar aprobó una ordenanza que prohíbe fumar en las playas y habrá espacios específicos habilitados para los fumadores, con el objetivo de evitar la contaminación por las colillas de cigarrillo.

Con la nueva normativa, a partir de esta temporada 2019-2020, el ingreso a la costa deberá tener un cartel que indique «Playa libre de humo» y ceniceros que serán los encargados de delimitar el lugar donde se puede fumar.

El concejal Guillermo Migliorini expresó que «esta nueva iniciativa se suma a otras tendientes a mejorar la relación con el ambiente; en la ciudad ya se puso un freno a la utilización de bolsas, vasos y sorbetes plásticos, debemos entre todos cuidar el planeta».

La normativa expresa que habrá una superficie en cada una de las playas donde se deberá instalar por lo menos un recipiente (cenicero) para depositar las colillas de cigarrillos. El cumplimiento será «progresivo, disponiendo de los primeros dos años de su entrada en vigencia para su plena difusión y campaña de concientización». Pasado ese tiempo, a quienes infrinjan la ordenanza se le cobrarán multas que «serán equivalentes al valor de entre 20 y 200 atados de cigarrillos», expresó el concejal pinamarense. La normativa, ahora en manos del intendente de Pinamar (Juntos Por el Cambio) Martin Yeza.

NG