El presidente sostuvo que «son un mal impuesto que tiene que desaparecer» y defendió el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

El mandatario evaluó que es la oportunidad para «pasar de ser el granero del mundo a ser el supermercado del mundo, abriendo fábricas, mejorando la producción y agregando valor».

Entre otras declaraciones publicadas en el diario La Mañana de Neuquén, el jefe de Estado confió en que»a partir de ahora llega el tiempo de empezar a cosechar todos estos frutos».
 

Aseguró que el gobierno trabaja para ver «cómo facilitarles el camino a las pymes» y realiza «las obras necesarias para sentar las bases de esa Argentina productiva que queremos ser».

Y defendió su decisión de bajar los derechos de exportación a más de 200 productos, «esta baja de 4 a 3 pesos por dólar exportado les generará un alivio a los productores de sectores como el arrocero, el de las cerezas, las uvas, hortalizas como el ajo, la cebolla, el maní, los arándanos, la nuez pecán, las legumbres, los pistachos, la miel, las frutillas, las naranjas, entre muchos otros».

«Este es el camino. Soy un convencido de que las retenciones a la exportación son un mal impuesto que tiene que desaparecer, porque cuanto más exporta un país, más trabajo ofrece a su gente», agregó.
  

Agenhoy