“Las LELIQ reemplazaron a las LEBAC con la diferencia que estas se colocan solo en el sistema financiero, y vienen creciendo en forma exponencial. Representan el 80% de la base monetaria”, aseguró Víctor Beker en la 97.7 FM.

El último informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano sostiene que “la montaña de LELIQ representa un 79% de la base monetaria” y que, “así como ocurrió con las LEBAC, en algún momento se deberá desarmar”.

“En este momento la tasa de interés que pagan es del 85 % anual y el Banco Central para pagarlas emite más LELIQ . Esto en algún momento hay que desarmarlo porque son una bomba de tiempo”, dijo Beker

En ese sentido, el Director del CENE agregó que “las tasas que se pagan por las LELIQ son la base de todo el sistema de tasas”, son las que determinan, por ejemplo las tasas que se pagan por un préstamo bancario.

Consultado por cual es la mejor salida o camino en este contexto económico adverso,  el economista fue  categórico: “De acá a diciembre el único objetivo del gobierno es llegar con la menor perturbación económica posible. El control de cambios está funcionando y no le veo muchas alternativas de hacer otra cosa hasta el final del mandato”.

Al referirse  a la disponibilidad de reservas  con las que cuenta  el Banco Central, Beker manifestó: “55 mil millones de dólares son las reservas brutas pero no se conocen cuántas están disponibles para el uso,  se supone que las autoridades del Central lo saben, y si hicieron bien las cuentas, tienen que llegar hasta diciembre”.

Además, añadió “que el gobierno estaría en condiciones de mantener estable el tipo de cambio, siempre que se  aplique efectivamente la norma que dictó para que los exportadores liquiden inmediatamente las divisas a medida que van exportando”.

Finalmente, el especialista se refirió a la relación del gobierno con el FMI  y  que  puede llegar a suceder si no  se produce el ultimo desembolso pautado con el organismo.

“El Banco Central debe haber hecho todos los cálculos teniendo en cuenta que el FMI no necesariamente le iba a desembolsar la última parte del dinero”,  señaló Beker.

Escucha la nota completa:

NG