La experiencia de las elecciones post PASO –Mendoza, Salta, ciudad de Neuquén, Viedma- parece haber señalado un camino hacia las generales del 27 de octubre próximo.

Ese camino sería el de la elección local como prioritaria, en razón de que el electorado nacional da por descontada la derrota del oficialismo.

En la Provincia de Buenos Aires ese panorama parece también afianzarse cuando se observan las campañas municipales. En efecto, los candidatos de Juntos por el Cambio han apostado todas sus fichas a la independencia de Macri y, en algunos casos también de Vidal.

El caso más notable de esa preeminencia de lo local en la atención del electorado tal vez Mar del Plata, que es el tercer distrito electoral de la Provincia, después de La Matanza y La Plata.

En la ciudad balnearia, se da una disputa de tres listas: la de Juntos por el Cambio, Frente de Todos y Acción Marplatense, un partido local.

Según algunas encuestas difundidas por medios marplatenses, el ex intendente Gustavo Pulti, que se ha presentado con su boleta corta local, parece haber desplazado a la candidata del kirchnerismo, Fernanda Raverta. Si las elecciones fuesen ahora, Pulti superaría a Raverta y a Montenegro, del PRO.

Agenhoy