La agencia Bloomberg, en base a estadísticas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, consideró a la economía de Argentina como una de las más vulnerables del mundo.

Atrás figuran países como Turquía, Sudáfrica, Egipto y Colombia.

La calificadora evalúa de esa manera al país por su elevado nivel de deuda externa de corto plazo sobre PBI (40,5%), desviación de 35,8 puntos porcentuales de inflación por encima de la meta fijada para el primer trimestre de este año (Bloomberg toma como referencia para comparar el 10 por ciento que había anunciado el gobierno cuando todavía seguía el esquema de metas de inflación), bajo ratio de reservas de cobertura, fuerte déficit de cuenta corriente de 2 por ciento del PBI y, por último, una baja “efectividad de gobierno”.

En el último rubro Argentina figura con un 0,16 por ciento contra, por ejemplo, 0,85 de Chile, uno de los mejores números de la región.

Vale destacar que otra agencia de peso como Moody´s redujo de “estable” a “negativo” el horizonte crediticio de nuestro país, a consecuencia de la “incertidumbre política” que plantea el año electoral.

Moody´s alertó acerca de “la mayor incertidumbre respecto de la implementación continua de políticas que, al abordar los desequilibrios fundamentales de Argentina, restablecen el acceso confiable a los mercados internacionales de capital y contienen el riesgo de mayores daños en los choques cambiarios”.

La calificadora internacional concluye señalando “el aumento del riesgo de que la propia incertidumbre política lleve a un cambio material y sostenido en la confianza que incremente las presiones de financiamiento”.

Agenhoy