“Luego de constatar irregularidades y las terribles condiciones de encierro en las que están los animales, le reclamaremos a la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia que lo cierre”, explicó el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino en su cuenta de Twitter.

La Defensoría del Pueblo bonaerense le exigió a la Provincia que inhabilite dicho parque. Corroboró, luego de una inspección en el zoológico, que las autoridades del lugar permitieron que el público ingrese a las jaulas para alimentar o tocar a los animales, lo que está prohibido expresamente por esta ley.

“Observamos animales hacinados o con collares de ahorque con cadenas, como en el caso de los leones y los tigres, que además sufrían stress por el contacto con la gente. Incluso, esta situación era promocionaba por las autoridades del zoológico para sumar visitantes”, precisó Lorenzino.

Además, el Defensor del Pueblo expresó que “es necesario considerar a los animales como personas no humanas sintientes, lo que permite introducir la noción de sentimiento y también una instancia de personalidad, que no se refiere a la humana sino a la jurídica, que reconoce derechos a quienes gocen de este estatus”.

Melisa Delgado Niglia