Así analizó el politólogo, Lucas Romero, la estrategia electoral de las principales fuerzas políticas  en referencia al electorado, que desde el comienzo quedó  condicionado  en un escenario de polarización.

 “Al proceso electoral lo dividiría en dos etapas, hubo una etapa más eminentemente política, que tuvo que ver con la confección de la oferta electoral que finalizo el 22 de junio , esa etapa nos dejó en el cierre de acuerdos/alianzas un escenario altamente polarizado ya en la oferta”, dijo el director de Synopsis Consultores. Y agregó: “Eso condiciona la dinámica electoral , porque más allá de la motivaciones del voto la gente está condicionada por la oferta electoral

En ese sentido, Romero,  indicó que  el agrupamiento de los principales  actores  políticos en dos fuerzas, “nos deja en este escenario, que si bien tenemos primarias, hay una competencia entre varios espacios, da la sensación que la disputa es esencialmente entre dos espacios, el oficialismo y el Frente de Todo”.

Por otro lado, y en referencia a la segunda etapa del porceso electoral, el consultor político, manifestó: “Esta última etapa el debate electoral marco un poco las particularidades de la estrategia de cada uno”.

“La etapa de la campaña también la dividiría en dos fase, una  primera en donde el gobierno había logrado poner en agenda en el debate electoral los temas que se ajustan a su estrategia, que eran , la duda de cuál iba a ser el rol e Cristina Kirchner, en algún punto Alberto Fernández se vio obligado a explicar lo que no es , que lo que iba  a ser”, explicó

Y continuó: “Y una segunda etapa de la campaña, donde finalmente el frente opositor logro poner sobre la agenda del debate electoral la situación económica  ahí es donde efectivamente aparecen las debilidades del oficialismo y las fortalezas del frente opositor”.

En otro fragmento de la entrevista Romero,  habló del porqué de la polarización y expresó: “Los dos actores protagónicos trabajaron, operaron , trataron de buscar la desarticulación de una oferta de centro”

 “Por el lado de Frente de todos, la decisión Cristina de nominar a Alberto Fernández claramente tenía un objetivo política mas que electoral  y por el lado del oficialismo también, porque el hecho de haberse traído a Miguel Ángel Pichetto termino, en algún punto, de desinflar esa tercera vía”.

Escucha la nota completa:

NG