El diputado y candidato a gobernador bonaerense por el Frente de Todos, en la semana sus recorridas por diferentes municipios de la provincia, especialmente aquellos en los que perdió por  poca diferencia en las PASO.

Kicillof había suspendido todas sus actividades, a raíz del fallecimiento del intendente de Hipólito Yrigoyen, Jorge Cortés, el miércoles, cuando regresaba de la reunión que los intendentes peronistas compartieron con Kicillof en Avellaneda. 

Cortés murió en un accidente automovilístico en la ruta provincial 6, en el partido de San Vicente.

Si bien la campaña electoral, con vistas a las elecciones generales del 27 de octubre comenzará formalmente el próximo 7 de septiembre, Kicillof retomará sus contactos «mano a mano con los vecinos» de pueblos y ciudades bonaerenses, según voceros del candidato a la gobernación.

La gira comenzará el jueves y continuará el viernes en las ciudades bonaerenses de Rivadavia, Trenque Lauquen, Chacabuco y Alberti. En su agenda ya se encuentran previstas las visitas a Mar del Plata, donde triunfó la fórmula presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández pero ganó la gobernadora María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio), y a Bahía Blanca.

Tras imponerse en las PASO del 11 de agosto con el 52 por ciento de los votos, Kicillof continuará con el mismo método de campaña, que se centró en visitar distintos pueblos y charlar con los vecinos.

Así lo explicó el propio candidato del kirchnerismo en el encuentro del pasado miércoles en Avellaneda, donde se explayó durante 45 minutos acompañado con proyecciones en Power Point, en el que detalló los distritos donde los resultados de las urnas no fueron tan favorables y deberán «redoblar esfuerzos». 

Ante la mirada sorprendida de varios dirigentes experimentados del conurbano bonaerense por el nivel de detalle que expuso el ex ministro de Economía, también planteó «cuidar los votos» en municipios en los que «el resultado es irreversible», pero además señaló que «no hay que perder ni un solo voto, sino que hay que sumar más». 

En su charla, Kicillof puso el ejemplo de La Matanza, el distrito conducido por su compañera de fórmula, Verónica Magario, que tiene como candidato a intendente a Fernando Espinoza, donde el Frente de Todos obtuvo más de 500 mil votos, lo que representó el 64,57% y una gran diferencia con la fórmula de Juntos por el Cambio, que postula la reelección del presidente Mauricio Macri.

La reunión, que tuvo a Kicillof con una postura ganadora, también contó con mini cumbres entre los intendentes y candidatos a jefes comunales de la misma sección electoral con el objetivo de «reforzar las actividades conjuntas para consolidar el triunfo en los distritos hoy conducidos por Cambiemos», como es el caso de Lanús.

En unas de esas mini reuniones, el jefe comunal anfitrión Jorge Ferraresi y Fernando Espinoza, dialogaron con el candidato kirchnerista en Lanús, Edgardo Depetri, para «redoblar esfuerzos y revalidar la victoria que obtuvo en las PASO» el Frente de Todos en el distrito del sur del conurbano que en la actualidad es conducido por el macrista Néstor Grindetti.

Agenhoy