Tras el apagón histórico que dejó a todo el país sin energía eléctrica el pasado domingo 16 de junio, el secretario de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui quedó en el foco de atención, sobre todo luego de la denuncia del diputado Rodolfo Tailhade por condonar deudas a las empresas eléctricas Edenor y Edesur, y de inmediato se abrió una investigación.

La causa fue caratulada como «malversación de fondos públicos» y el fiscal en lo Criminal y Correccional Federal n° 5 Franco Picardi pidió «impulsar la acción penal» porque consideró que hay pruebas suficientes para «profundizar la investigación».

Por los hechos, el fiscal solicitó a la jueza federal María Eugenia Capuchetti el requerimiento de instrucción para la causa. Según la denuncia, Lopetegui es acusado por un acuerdo con las empresas para no pagar unos 35 mil millones de peso que supuestamente debía de multas, a razón de 7 mil pesos por cada consumidor.

Según la normativa vigente los montos de las multas que se le imponen a las distribuidoras de energía eléctrica pueden ser destinados a la ejecución de inversiones adicionales. Pero esto puede suceder siempre y cuando las compañías hayan mantenido una calidad de servicio superior a los índices de la calidad media de referencia.

De no cumplir con tal requisito las empresas están obligadas a abonar las sanciones acreditando las sumas correspondientes en las cuentas de los usuarios.

En la denuncia de Tailhade se manifiesta que «las concesionarias no lograron mantener una calidad del servicio superior a la calidad media de referencia, motivo por el cual la casi totalidad de las sanciones impuestas a las concesionarias deberían haber sido abonadas por éstas a los respectivos usuarios”.

Además señala que el gobierno de Macri incumplió la ley al permitirle a Edenor y Edesur a destinar a inversiones las sanciones por 35 mil millones de pesos que adeudaban. Asimismo, el fiscal investigó que Edenor sólo habría cumplido con los parámetros de calidad en dos semestres (entre marzo y agosto de 2006 y mismo periodo de 2007) y Edesur lo habría hecho únicamente entre marzo y agosto de 2006, por lo tanto habría correspondido que las empresas depositen el dinero en las cuentas de los usuarios.

Agenhoy