Gladys González pasó de ser la eventual reemplazante de María Eugenia Vidal para la gobernación de la provincia de Buenos Aires, a precandidata a intendenta de la ciudad de Avellaneda, y esta semana, siquiera eso.

La senadora nacional comunicó  su círculo íntimo, a asesores y otras figuras de renombre dentro del PRO y de la coalición electoral Cambiemos que finalmente no competirá como en 2015 por acceder a la jefatura municipal del populoso distrito del Conurbano, hoy en manos del cristinista Jorge Ferraresi.

Presionada por el radicalismo de Avellaneda, pero también por escándalos que empapan a su familia, la ex interventora de la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar) declinó su ambición política en favor de un recién llegado, el periodista Luis Otero, hasta hace poco una de las caras más reconocidas del noticiero de los mediodías de Canal 13.

Otero, vecino de Avellaneda, afiliado a la UCR desde hace décadas e hincha de Racing, cuenta con el aval partidario y de allí que la Juventud Radical este viernes le organice un acto de lanzamientoen el Club del Sindicato de Empleados de Comercio (Secla).

Según fuentes partidarias, Otero muestra una buena performanceen los sondeos previos al cierre de listas, en tanto González viene golpeada por escándalos varios, entre ellos por la misma impugnación que las bases le hacen por no residir en el partido.

View this post on Instagram

GRACIAS a todos!

A post shared by Luis Otero (@luisotero__) on


La senadora, que en 2017 accedió a una banca tras vencer en tándem con Esteban Bullrich a la lista de la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, quedó en medio del fuego cruzado por haber cambiado drásticamente de opinión y votar en favor de la legalización del abortopese a haber sido una férrea opositora e incluso protagonizar debates televisivos.

Otero, por el contrario, es conocido por oponerse a la práctica, ya que se confiesa abiertamente católico y miembro del movimiento Scout en la Argentina.

Finalmente, la renuncia a la candidatura llega luego de que su marido, Manuel Mosca, pidiera licencia en su cargo como presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, habiendo una causa penal en su contra por el presunto abuso sexual de una militante partidaria.

Fuente: El Cronista

Melisa Delgado Niglia