En un fallo sin precedentes, los jueces la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil consideraron a la tabacalera Nobleza Piccardo (hoy British American Tobacco Argentina) civilmente responsable por la muerte por cáncer de pulmón de un hombre.

La justicia decidió que la tabacalera le pague 2.850.000 pesos, más intereses, a María Adelina Quidi y Sabrina Isabella Valenzi, mujer e hija de Miguel Isabella Valenzi, quien murió en 1998 a los 46 años.

Desde la empresa ya anunciaron que apelarán el fallo, según un comunicado que emitieron en las últimas horas.

Según expuso la familia en el juicio que se le inició a la tabacalera, Miguel Isabella Valenzi llegó a fumar hasta 3 paquetes de cigarrillos por día, de la marca Jockey Club, y esa situación le terminó provocando cáncer de pulmón.

En primera instancia la tabacalera había quedado libre de culpa y cargo, pero luego la Cámara revirtió esta decisión y determinó indemnizar a la familia.

 El dictamen de la Cámara establece que la tabacalera deberá pagar a la familia 2.850.000 pesos más intereses y costas.

La suma se divide de la siguiente manera: $400.000 por la muerte del hombre, $800.000 por la incapacidad previa, $50.000 por gastos médicos, $700.000 por daño moral y $900.000 por daño moral a sus familiares.

En Argentina, según informes de la Secretaría de Salud, cada año mueren alrededor de 40 mil personas por enfermedades vinculadas tabaquismo y son muchos los «no fumadores» afectados aunque esos números bajaron en los últimos años.

Ante esta decisión de la justicia, la tabacalera British American Tabacco emitió un comunicado, en el que adelantan que apelarán el fallo.

«Estamos en desacuerdo por el fallo no definitivo dictado en la causa ‘Quidi, Maria A.’ contra la industria; ello así su sentencia, en contraposición con la mayoritaria jurisprudencia, ignora la realidad referida a que los consumidores adultos conocen perfectamente sobre los riesgos asociados al fumar», afirman.

   «De todas maneras, nuestros asesores legales nos han informado que existen fuertes motivos para apelar la sentencia. Por lo tanto, como se trata de una acción judicial en curso, preferimos no emitir opinión hasta que la instancia final sea resuelta», completaron.

NG