Frente a la baja en las escrituras por el cepo, el presidente del Colegio de Escribanos bonaerense, Ignacio Salvucci, alertó que los efectos de la medida implican una «paralización» del mercado inmobiliario.

«Al contexto global de una reducción importante de las escrituras se suman las medidas de control de capitales, que vienen a paralizar directamente el trafico inmobiliario», advirtió Salvucci.

Según indicó el escribano, las medidas de restricción cambiaria llegaron en un momento de «caída importante en las operaciones de escrituración», ya que «en julio pasado hubo un descenso de casi 29 por ciento respecto de igual mes de 2018, y se realizaron 6.771 operaciones, 28,6% menos que las 9.481 del mismo mes de 2018».

«En agosto repuntó levemente, pero ahora se suma los límites impuestos a la compra de dólares, por lo que estamos viviendo una situación muy compleja, ya que son muy pocas las operaciones en pesos que se hacen y el escenario nos lleva a una encrucijada cada vez más compleja», aseveró Salvucci.

En este sentido, remarcó que si bien «aquellos que tengan sus fondos en dólares en sus cuentas bancarias no tienen restricción alguna» el problema surge cuando «todos los demás que poseen sus fondos en pesos o han obtenido un crédito, como puede ser el UVA y tienen que convertir, se ven forzados a comprar de a 10 mil dólares por mes y ahí encontramos un impedimento importante» para la realización de las operaciones, detalló.

Para el presidente del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires, «el clima en el que se ha dado esta reglamentación (del Banco Central) también conspiró, porque en el último tiempo la inestabilidad del dólar hizo que las operaciones todavía se pauten más en dólares».

En este contexto, Salvucci busca reunirse con funcionarios nacionales para encontrar herramientas que amortigüen los efectos del cepo. La semana pasada, referentes del sector inmobiliario expusieron ante el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, sus propuestas en este sentido.

Entre ellas se incluyó la posibilidad de implementar «un boleto de compra venta» que pueda ser presentado ante los bancos y que permitan comprar más de 10 mil dólares de una vez para concretar la operación. Salvucci remarcó que mediante la intercesión de un escribano podría certificarse la veracidad del boleto y evitar estafas.

Este sería un paso clave para el mercado inmobiliario ya que, tal como indicó el escribano, muchas de las personas que planeaban comprar un inmueble tenían los fondos depositados en plazos fijos en pesos a la espera de poder comprar los dólares necesarios para una operación «y hoy están siendo perjudicados» por el límite que impuso el Banco Central.

«Entendemos la preocupación de los funcionarios nacionales respecto de su temor de que se produzcan boletos de compraventa falsos para extraer dólares del circuito, pero hay formas de comprobar la veracidad de un boleto, y es con la intervención de un escribano», aseguró.

Sobre esta línea, expuso: «Ofrecemos los equipos técnicos de las entidades para trabajar junto con las autoridades, con el objetivo de que nos permitan explicar los procedimientos adecuados para la concreción de compraventa de inmuebles, sin comprometer el mercado de capitales».

Agenhoy