La fábrica de alfajores La Nirva, creadora del tradicional «Grandote», corre riesgo de desaparecer, según denuncian los empleados, debido a que hace un año que no produce y se les debe a los trabajadores dos meses de sueldo.

En octubre del año pasado, el grupo Blende adquirió la empresa La Nirva y desde ese momento frenaron su producción, según denunciaron los empleados.

«Somos 63 trabajadores y el 80 por ciento son mujeres. Nos deben dos meses de sueldo y aguinaldo y después de dos semanas de acampar en la puerta, nos prometieron que el jueves nos pagarán», le relató a Bae el delegado de La Nirva Marcelo Cáceres.

El promedio de lo que se le adeuda a los trabajadores ronda entre los 85 mil y 100.000 pesos a cada uno. La semana pasada, según contaron los empleados, la empresa les pagó dos mil pesos a cada uno.

«Ahora nos prometieron que comprarán insumos y volveremos a producir, esperemos que cumplan», explicó el delegado.

Agenhoy