El dirigente de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina Luciana Kerner relató que: «Tanto Arcor como Mondelez (ex Kraft) están absolutamente desquiciados con los precios. Arcor hace dos meses aumentó 10%, antes otro 10%, ahora 15%”.

El referente enfatizó:  “Desde el lunes impactó en las listas de precios. Ya veníamos en terapia intensiva y los que sobrevivimos nos están empujando al precipicio”.

Además, añadió: “Ya contabilizamos 30.000 kioskos cerrados. Entre las tarifas y el alquiler y la caída de la venta cerraron y ya es imposible tener empleados”, agregó.

En esta misma dirección, sintetizó: “Una marca me manda un aumento del 15%, pero yo ya tengo baja la venta y si no lo aumento tampoco puedo reponer”. Asimismo, señaló en relación al incremento del dólár:  “Lo que pasa con esta megadevaluación es que se licua el salario de nuestros vecinos”.

Agenhoy