La expresidenta encabezó la apertura del 13° Encuentro Nacional de Trabajadoras bancarias, a solo 10 días de las PASO, y se refirió a la necesidad de que la «gente vuelva a estar feliz».

«El empresario pyme que no puede pagar sus facturas y tienen que despedir a sus trabajadores, los locales que cierran y quedan vacíos, los jubilados que no pueden pagar los remedios» relató, y planteó que el problema «es que nada de eso los conmueve».

En éste sentido, consideró que quienes están vinculados a la política, ademas de conocer sobre datos, tienen que «percibir, sentir, lo que le pasa a la gente».

Por otra parte, resaltó que «la vida, o la democracia, no puede ser solo trabajar y trabajar y no tener nada más».

«Quiero volver a tener una Argentina donde la gente vuelva a ser feliz, que pueda comprarle algo a los hijos a fin de mes, salir una vez, un fin de semana a comer afuera», expresó.

«La gente esperaba para ir un fin de semana al supermercado, la gente tenía trabajo, de esto se trata, volver a tener una vida normal. Los argentinos no quieren estar muriéndose de frío porque no saben cuanto les va a venir de gasto en las facturas», agregó.

Y concluyó: «Tengo grandes esperanzas y expectativas, tenemos que dialogar, persuadir».

Agenhoy