El candidato a gobernador bonaerense, le da un rol central al Banco Provincia e incluye beneficios fiscales y tarifarios para poner en marcha la economía.

Desde los equipos de los candidatos del Frente de Todos Axel Kicillof y Verónica Magario ya preparan un plan de emergencia pyme para poner en marcha el entramado productivo de la provincia.

Se tema recurrente de los últimos años que tuvo eco en la Legislatura de la provincia, donde la oposición junto a empresarios y asociaciones impulsaron varios proyectos en este sentido.   

En este sentido los números son elocuentes. Según datos de la AFIP en lo que va del año cerraron 7.158 pequeñas y medianas empresas (de menos de 100 trabajadores) y la cifra escala a 15.424 firmas desde finales de 2015.

Segmentado por años, 2139 cayeron en 2016; 1812 lo hicieron en 2017; 3955 cerraron en 2018, y 7518 bajaron las persianas en los primeros seis meses de 2019. Las cifras son demoledoras.

Por eso dos aspectos centrales del programa son la segmentación tarifaria y el lanzamiento de líneas especiales de créditos motorizados por el Banco Provincia, en busca de recuperar su rol central.

Desde la llegada de Cambiemos las tasas de interés de referencia saltaron del 30 al 68%, se restringieron los créditos y el índice que mide las subas de la factura de electricidad  pasó de 100 a 1148 y la de gas, de 100 a 1442.

El andamiaje también contempla una política tributaria diferencial y una posible quita de multas por parte de Arba, otro de las preocupaciones que marcan los empresarios del sector.

Por último, la otra pata es la asistencia tecnológica por parte de la comisión de innovación científica, un organismo que en la actualidad cuenta con un presupuesto de 600 millones, y de las universidades nacionales.

Ayer Kicillof recorrió junto a la candidata a diputada Malena Galmarini, a los aspirantes a intendentes de San Martín Gabriel Katopodis y de Vicente López Lorenzo Beccaria, la fábrica recuperada «Cooperativa Alcoyana».

Las pymes son el motor productivo de la provincia y la principal fuente de trabajo. Vamos a ponerlas a trabajar. Todas las máquinas que están paradas van a estar en funcionamiento», dijo Kicillof desde Vicente López.

Esta textil con más de 60 años de trayectoria y popularizada por el conductor y humorista Berugo Carambula es uno de los ejemplos del impacto de la crisis económica en la provincia.

La fábrica recuperada que llegó a emplear a 1.200 personas ahora se quedó con tan solo 99 trabajadores. De pagar un promedio de $300 mil servicios escaló hasta millón y medio.

Las pymes necesitan crédito. Si la gente tuviera dinero en el bolsillo para comprar, se activa el consumo y cambia todo”, sintetizó Kicillof durante la recorrida repasando algunos de los ejes de su plan de emergencia.

Fuente: Diputados Bonaerenses

Agenhoy