“La zona del cuello está comprendida por siete vértebras cervicales, desde la base del cráneo, y en esa región mayormente suelen comenzar los dolores por cuestiones de tensión muscular o algún golpe”, explicó el Kinesiólogo Martin Otton.

Es el dolor de cervicales o coloquialmente llamado dolor de cuello afecta a la nuca y las vértebras cervicales. Puede ir desde una leve molestia hasta un dolor intenso. A veces el dolor se extiende a la cabeza o parte alta de la espalda.

En ocasiones afecta a uno o ambos brazos, con hormigueo, debilidad y dolor. Es lo que llamamos cervico-braquialgia.

Entre las causas más comunes de cervicalgia se encuentran las contracturas, artrosis, hernia discal cervical, estrés y enfermedades inflamatorias.

“La recuperación de cervicalgia va a estar muy ligada a la identificación de la etiología”, dijo Otton.  

En general si padeces cervicalgia notarás el cuello rígido y dolor al moverlo, pero puede desencadenar otras molestias como: dolor de cabeza, náuseas y vómitos, cansancio/debilidad, trastornos visuales, fiebre, vértigo, pitidos en los oídos, hormigueo en los hombros y manos.

El dolor agudo en la base del cuello desaparece a veces sin tratamiento. Otras veces se recomienda terapia manual (un fisioterapeuta) y analgésicos.

En casos de cervicalgia de larga duración (por ejemplo, tres o más meses) existen distintas opciones de tratamiento: Fisioterapia y osteopatía, tratamiento rehabilitador y ejercicios adecuados.

“Primero vemos la alternativa de no tomar nada, probamos  la opción de movilizar”, indicó  el Kinesiólogo.  Y Agregó: Mayormente uno desde la casa lo primero que hace es tomarse un analgésico, un miorelajante, no está mal, pero si podemos ver previo a esto otra alternativa sería lo más viable”.

Escucha la columna completa:

NG