Hace poco más de un año, un restaurante y bar platense llamado Drac, saltó a la fama gracias a que la diputada Elisa Carrió arengó a la clase media pidiendo que «den propinas y changas, cueste lo que cueste», y uno de los mozos le recordó que en su visita había gastado $300 y sólo había dejado $5.

El domingo pasado cerró sus puertas por la caída del consumo y la crisis económica.

Se trata de un importante local, situado en la esquina de las calles 13 y 48, cerca de la plaza Moreno y a pasos de los Tribunales platenses. En el frente, 48 horas después del cierre ya colgaron un cartel para su alquiler o venta.

Se trata de un local de 840 metros cuadrados que tiene un salón en planta baja, entrepiso con baños y vestuarios y una terraza cubierta. El local se alquila por $350.000, pero aseguran que prefieren venderlo.

Su dueño es Sergio Romagnoli y, consultado por el cierre, señaló que «los motivos fueron un poco de todo». Quienes lo conocen, dicen que está angustiado por esta mala noticia.

La historia con Carrió comenzó cuando instó a la clase media al pago de propinas. Franco, el mozo de Drac que la había atendido un año y medio atrás, la escuchó y se indignó: «Me tocó atender a la señora Carrió, recuerdo que no se comportó muy bien con el tema de la propina. Por lo menos, acá donde se trabaja se deja un 10% de propina.

Ella hizo un buen gasto y me dejó cinco pesos y algunas monedas. Me sentí bastante indignado en el momento».

Desde ese momento comenzó casi una novela. Carrió reconoció haber estado en Drac y dijo. «Consumí un café y dos tostados, era la única plata que tenía, le mostré la billetera. Le pedí perdón, cuando vuelva o sea 200 km, le voy a llevar más». El mozo retrucó que se había tomado un gin tonic, no una merienda y que era mentira que le mostró la billetera.

La diputada de Juntos por el Cambio, en una entrevista con Jorge Lanata le dijo: «Voy a ir de vuelta al bar, así nos amigamos con el mozo, pero yo no tomo gin tonic, no tomo alcohol, está mintiendo, usted es muy kirchnerista».

Sin perder tiempo, Carrió fue a un bar y se sacó una foto dejando de propina $100 y la tuiteó con la frase: «Me reivindico con la propina de La Plata». Desde Drac, el mozo confirmó que por ahí volvió más. Ya no podrá mejorar su pobre propina.

Agenhoy