Un relevamiento de una ONG contó más de mil casos en el primer semestre del año.

El alza en el precio de los alquileres, y sobre todo el de las expensas, está impulsando a familias de Capital a mudarse a localidades del Conurbano.

Así lo determina un estudio de la ONG Defendamos Buenos Aires en la que da cuenta de la cantidad de inquilinos porteños que se mudaron al GBA en los primeros seis meses de 2019.

Avellaneda es una de las localidades que recibió esta “inmigración”, con algo más de 1.000 familias que cambiaron de residencia.

“Hemos tenido clientes que venían de Capital”, confirma Fernando Torres desde la inmobiliaria Su Casa de la avenida Belgrano. “No puedo dar una cifra exacta, pero las consultas, y las mudanzas, aumentaron significativamente en los últimos meses”, asegura.  “El último caso fue el de una familia que se mudó desde Villa Crespo a Avellaneda centro. Estaban pagando $15.000 pesos con expensas por un departamento chico y ahora les sale $8.000 pesos un PH, chico también, pero con patio”, detalla el broker.

El tema de las distancias también es importante al momento de elegir. Porque la mayoría de los que llegan siguen trabajando o estudiando en Capital.

De este modo, quienes cambian de lugar de residencia “prefieren más irse a vivir a Avellaneda Centro. Tal vez Wilde, por ejemplo, no les sirva, porque hay seis kilómetros de distancia”, señala Torres. En algunos casos, más que el precio de los alquileres, lo que lleva a emigrar es el valor de las expensas. Por eso, además, lo más buscado son los departamentos tipo casa donde son muy bajas o, directamente, no se cobran.

Una rápida búsqueda en páginas web especializadas permiten comprobar la disparidad de valores a uno y otro lado del Riachuelo.

Según el barrio a relevar, en Capital por un departamento de uno o dos ambientes de entre 36 y 42 metros cuadrados las inmobiliarias piden entre $11.000 (en Parque Chacabuco) y $19.000 (Chacarita). Mientras que en Avellaneda los valores para una cantidad de metros similar puede arrancar en los $7.500.

También es posible encontrar un tres ambientes de 50 metros cuadrados a $14.000 en Mitre al 500, muy cerca del Puente Pueyrredón.

El relevamiento da cuenta de que el fenómeno se produce también en otras ciudades del Sur, como Lomas o Banfield, con números algo más altos. Javier Miglino, director de Defendamos Buenos Aires atribuye esa disparidad a “una cuestión de marketing. Avellaneda es una zona que no se muestra a sí misma tanto como lo hacen otras”.

Según explica Miglino, el relevamiento se realizó mediante el trabajo de unos 1.900 voluntarios. También reciben información espontánea. Para fundamentar el éxodo, Miglino asegura que “el aumento de las expensas se convirtió en la mayor pesadilla de los inquilinos, muy por delante que los alquileres, la luz, el gas y el agua, que ya habían sufrido subas desmesuradas. Pero los sueldos de los encargados, más los gastos fijos de los edificios, han hecho que en muchos casos la gente llegara a pagar por las expensas un monto idéntico al del alquiler”.

Entre otras razones por las que los inquilinos prefieren mudarse, además de las económicas, Miglino remarca que “si bien sigue habiendo mejores servicios en Capital, en provincia de Buenos Aires se puede conseguir propiedades más grandes por menor valor. Y para quienes trabajan en la Ciudad, el traslado no es tan problemático. En un día sin piquetes o embotellamientos hay cinco minutos entre Avellaneda y el Obelisco. Y mejoran su calidad de vida”.

JTFuente: Diario Clarin

LF