La organización advirtió que los esfuerzos mundiales para erradicar la enfermedad estaban estancados debido a la reducción de la financiación, sin embargo, los casos bajaron a 770.000.

En su informe anual, Onusida precisó que las muertes del año pasado por la enfermedad, es algo inferior a la de 2017 (800.000) y un tercio menor que la 2010 (1,2 millones). Y está muy por debajo de la mortandad registrada en 2004, cuando el virus del sida se cobró la vida de 1,7 millones de personas.

En general, la reducción del número de muertes y el mejor acceso a los tratamientos se explican por los avances realizados en el sur y el este de África, el continente más afectado por el sida.

Onusida advirtió sin embargo, que la financiación para eliminar esta enfermedad está reduciéndose.

En 2018, 19.000 millones de dólares se dedicaron a programas de lucha contra el sida, 1.000 millones menos que en 2017 y 7.000 menos que la suma que se considera necesaria para 2020 (26.200).

NG