Emanuel Álvarez Agis, integrante del equipo económico del Frente de Todos, aseguró que, de cara a un posible triunfo del candidato a presidente Alberto Fernández en las elecciones generales, «no hay un posibilidad de corrida, sino de drenaje de reservas» y advirtió que el Banco Central podría llegar «muy débil» al 10 de diciembre.

Consultado sobre la posibilidad de que el dólar se dispare en caso de que Fernández se confirme como el postulante más votado, aseguró: «La corrida hoy la tenemos mucho más controlada y acotada porque hay un control de capitales implementado después de las PASO. Tiene un tinte muy electoral, donde Cambiemos intentó afectar a la menor cantidad de gente posible. No hay un posibilidad de corrida, sino de drenaje de reservas. El Banco Central pierde 100, 120, 150 millones de dólares por día, pero en una cascada ordenada. No es una avalancha».

En este sentido, Álvarez Agis advirtió que «si este drenaje de reservas persiste hasta el 10 de diciembre, el Banco Central va a llegar en una situación muy débil».

Respecto a un posible default, planteó que «Argentina tiene que hacer pagos recién en diciembre, y hoy estamos con esta situación de reperfilamiento que siempre busca evitar un default«. «La manera de evitarlo es que los acreedores se afecten, porque el reperfilamiento siempre es una oferta por parte del que debe plata para posponer los pagos. Esa incertidumbre va a seguir un ratito porque estamos en una transición institucional y política muy compleja. Institucionalmente, nadie puede hacer nada hasta el 10 de diciembre», sostuvo.

«Hoy un bono de la Argentina paga una tasa de interés a 10 años de 20 o 25% en dólares, en un mundo donde la tasa es 0%. Eso indica que la situación es gravísima. Lo que le decimos a los acreedores es ‘dame tiempo porque no te puedo pagar’. Cómo le llamemos a eso es un tecnicismo. En esa situación va a asumir el próximo gobierno, sumado a dos años de recesión, lo cual no sucedía desde 2001, pero a diferencia del 2001, con una tasa de inflación altísima», lamentó el economista sobre el panorama económico del país.

Además, evaluó que en los mercados no hay «temor» a un recrudecimiento del cepo después del 27 de octubre porque «es el control de capitales más esperado de la historia», y, de hecho, «una modificación de este esquema es medio de manual, porque cuando ponés un control de capitales lo hacés para no perder reservas».

En un contexto en el cual el dólar volvió a presionar con la misma fuerza que tenía previa a la corrida post PASO a pesar de la implementación del cepo y la persistente intervención del BCRA, Álvarez Agis enfatizó: «Pusimos un control de capitales y el resultado es que seguimos perdiendo reservas. Este control de capitales no es el mismo que tuvimos apenas se anunció, hubo ajustes porque el drenaje seguía siendo importante. Mientras siga habiendo un drenaje, las posibilidades de que se modifique están. Si es antes o después de las elecciones, es una decisión estrictamente política».

Sobre la deuda externa y las ofertas que recibió el Frente de Todos de distintos bancos para reestructurarla, afirmó que «el mercado tiene muy claro que Argentina quiere pagar la deuda independientemente de quién gane, pero el punto es que no puede pagar hoy». «Si le damos un poquito de tiempo, tal vez pueda hacer las cosas bien y pagar», sugirió.

«El miedo que tiene el mercado no tiene que ver con la voluntad de pago de Alberto Fernández, sino con el Fondo Monetario. Si entra en escena, probablemente lo que va a pedir respecto al mercado va a ser mucho más agresivo que el peor de los miedos que podría tener el mercado«, remarcó el economista.

Por otra parte, negó que vaya a viajar a Estados Unidos con su par Guillermo Nielsen como delegado de Alberto Fernández para dialogar con el FMI, y, en cambio, aseguró que irá al país norteamericano con su socia como representante de su consultora porque tiene «un compromiso con un cliente», ya que «cuando el Fondo hace su reunión hay muchos bancos que hacen conferencias en la misma semana», en las que participará.

«No hablamos en nombre de Alberto Fernández. Además, me generaría múltiples problemas. Gobierna (Mauricio) Macri hasta el 10 de diciembre, y lo único que podemos hacer los economistas es mostrar lo complejo de la situación, y obviamente analizar alternativas, pero con un carácter muy especulativo. Es muy complejo entender en qué situación va a estar el país el 10 de diciembre. No sabemos cómo van a jugar algunos factores», se atajó.

Melisa Delgado Niglia