Según un informe elaborado por la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA), la actividad en el rubro cayó un 20% en el primer semestre respecto al mismo período de 2018 y “agravó la crisis en el sector”.

La investigación indicó que la capacidad instalada se encuentra en el 49%, mientras alertó sobre la pérdida de puestos de trabajo. “En cuanto al consumo y mercado interno, la situación continúa siendo crítica”, subrayó la entidad en un comunicado.

De acuerdo a las cifras obtenidas tras el estudio, en el primer semestre las ventas de las empresas del sector registraron una disminución de 20% frente a los primeros seis meses de 2018. Además puntualizó que las exportaciones bajaron “un 16,33% en dólares” en la medición interanual. “El sector ha perdido tanto en el mercado interno, como posibilidades de ventas al exterior”, sostuvo.

En toda la cadena de valor del cuero, perdieron 16.000 empleos. El análisis estadístico exhibió que “desde el 2015 la caída en ventas, vacantes laborales y cierre de empresas no se detuvo. Además, las importaciones, los costos de servicios e insumos aumentaron de manera exponencial”.

En tanto, resaltó: “A diferencia de lo que ha ocurrido en otras épocas a lo largo de la historia argentina, la devaluación de estos tiempos no ha generado competitividad debido a que en los últimos años se ha dolarizado toda la estructura de costos de nuestra industria”.

AgenHoy Digital